Mes: abril 2015

Ventajas de salir con un Patán

ventajas

Lo conocí en un bar, atractivo, seguro de sí mismo. Lo vi entrar como si fuera el dueño del lugar,  robando miradas coquetas. Platicamos, me enseño sus tatuajes, intercambiamos números y después de unos shots de whiskey se fue sin pagar la cuenta.

Hay algo muy interesante en salir con un patán, o con varios. Enserio, algo les tuve que aprender y no solo aprendí lo que no quiero y lo que no es aceptable.  Hay muchos tipos de patanes allá afuera pero acá te cuento de  4 tipos de patanes como los que te puedes encontrar.

El chico malo
Clásico. Todo un conquistador, muy interesante salir con este chico. El tipo tiene cero tacto para decir las cosas, la honestidad bruta es lo suyo. En verdad, aprecio su honestidad, cruda y como es. El tipo desde un principio pone las cartas sobre la mesa, egoísta, egocéntrico, tiene el vocabulario de un marino y los modales de un salvaje.  ¡Ja! Lo sé, una combinación de lo más interesante (sarcasmo incluido). El break up es de lo más sencillo.

El espíritu libre
Suspiro. Este chico apareció de la nada y sin previo aviso. Me identificaba tanto con él, teníamos tanto en común y una química explosiva. Me preguntaba si era buena idea, este chico me hizo pensar seriamente en querer dejar la soltería. Me imaginaba escapadas de fin de semana con él, compartiendo mis domingos familiares, llamándole “amor” (muy raro en mí). Presumiéndolo, pavoneándome a su lado y escalando montañas juntos. Hasta que un buen día, en mi cumpleaños se tomó unas copas demás. El encanto desapareció.

El modelo y jugador de football
Como les explico que escribí todo una novela inspirada en él. Su aroma a Chanel tan varonil, tan única y exquisita, podría escribir sin parar sobre este chico. El tan solo verlo me robaba el aliento y ponía a trabajar mi imaginación. Todo un caballero con gustos tan exquisitos como su fragancia, su manera de hablar  me atrapaba y esos ojos, sus ojos me cautivaban. Tenía el físico de un dios griego, amigos, cómplices y confidentes. Podríamos tener la relación perfecta si el chico no tuviera corazón de condominio.

El chico de la entrega rápida
Este tipo definitivamente es el peor, no vale la pena invertir tiempo en él. ¿Por qué? Su nombre lo dice todo. Cuando el chico tiene antojo de “comida rápida” aparece con la más estúpida de las escusas, bajo falsas pretensiones e invitaciones a salir con otras intenciones. Pero que se cree.

Y no falta el chico que exige tiempo porque tú no tienes nada mejor que hacer si no salir con él. Hm… ¿Disculpa?

Todos tienen algo en común, son egoístas, disfrutan muy bien de su sexualidad y algunos son brutalmente honestos. Aplaudo la honestidad, aunque muchas veces no nos guste escucharlo. Las cosas son como son, lo tomas o lo dejas. Así que gracias a un patán o dos o tres  aprendí a poner límites, ser brutalmente honesta y disfrutar de mi sexualidad sin remordimiento alguno. Aprendí que el poder reside en uno y chicas, ustedes saben si lo ceden o no y si llegan a salir con un patán que sea para que las impulse y se den cuenta de la maravillosa diosa que llevan dentro.

 

Sigueme en Twitter @melaniemld08 y cuéntame si alguna vez has salido con algún patán. xo´s

Anuncios