zona de confort

La zona de confort y sus limitaciones

Comfort ZoneEn estos últimos días he escuchado 3 palabras que siguen retumbando en mi cabeza. Diferentes personas las han dicho y con cada una de ellas surge una conversación interna que me ha puesto a pensar. Si muchas personas lo dicen al mismo tiempo es por algo, es como un acontecimiento que se repite una y otra y otra vez, y con cada una de ellos con un propósito y un nuevo significado.

La semana pasada estaba conversando con una persona que considero yo, ha influido indirectamente en ciertos aprendizajes de desarrollo personal. Le comentaba que me gustaría realizar un viaje inesperado y me preguntó ¿Qué te detiene? Curioso, no sé por qué razón escuchar esas 3 palabras me provocaron la misma reacción que recibir un balde de agua fría. Era la tercera vez que escuchaba esas palabras, diferentes personas, diferentes conversaciones. Dicen que la tercera es la vencida, definitivamente después de escuchar las mismas palabras por tercera vez me hizo reflexionar y pensar realmente en la pregunta ¿Qué te detiene? Mi respuesta, nada.

Compartiendo la emoción y la alegría de un conocido que me platicaba acerca de un viaje que iba hacer y sus planes a corto plazo. Me puse a reflexionar en la pregunta que se seguía repitiendo, más aun en mi respuesta. ¡Nada! Si nada te detiene, ¿Por qué no lo haces? Me pone a pensar en la zona de confort y sus limitaciones.

Ah, la zona se confort es maravillosa pero en ella no pasa nada emocionante, es fuera de ella donde la magia sucede. Todo pasa fuera de la zona de confort pero está escrito en nuestra naturaleza que lo desconocido nos asuste y pongamos cierta resistencia al cambio. Los límites solo son mentales, uno mismo se condiciona con limitantes que no existen y son justamente nuestros propios miedos los que nos limitan. Cruzar esos “limites” requiere de mucho valor y curiosidad por lo “desconocido”, a veces hay que incomodarse un poco para poder acomodarse.

El momento en el que te aburres es momento de buscar un nuevo reto, las quejas son la respuesta a lo que se tiene que cambiar. El primer paso para el cambio es identificar si ya te has quedado atrapado en tu área de confort y salir de ella. Para salir de ella, tienes que pensar que tanto quieres salir de ella. Qué tanto quieres algo y qué estás dispuesto hacer por ello, el momento en que sientas que quieres desistir recuerda porque lo estás haciendo. Es muy fácil desistir y sufrir del síndrome de burn out, el propósito y la pasión por lo que haces es lo que nos mantiene en el camino.

Así que a ti, ¿Qué te detiene?

Sígueme en Twitter @melaniemld08 y compartamos historia de éxito.